Los ataques del corazón son producidos por una obstrucción en las arterias coronarias, lo que causa un riego sanguíneo insuficiente y, en cuestión de pocos minutos, y en