Reciben llamada para terminar con la diversión del vecindario pero no esperaron lo que ocurriría.

Unos cuantos individuos disgustados llamaron al departamento de policía para terminar con la diversión del vecindario. Se quejaban de que el aparato estaba bloqueando una calle. Era el fin de semana  y uno de los papás locales puso el tobogán gigante para que todos lo disfrutaran en la fiesta de la cuadra del vecindario.

Cuando el equipo de la policía respondió a la escena, determinaron que la resbaladilla del tobogán estaba bien.

“Lo miramos y determinamos que no era realmente un problema”, dijo la oficial Carrie Lee. “Así que lo primero que dije fue que no estaba ahí para arruinar la diversión”.

Pero nadie se imaginó lo que vendría después. Los oficiales de policía ¡decidieron intentarlo ellos mismos!

Uno por uno se deslizaron por el gigantesco artilugio, este tenía que ser el punto culminante de su día. También se unieron a los niños.

Las familias estaban tan aliviadas y emocionadas que los policías dejaron que la fiesta continuara. Pero nunca pensaron que realmente se unirían.

Se burlaron de la persona anónima cuando la residente Katlen Joyce Smith dijo:

“¡Espero que el vecino que los llamó lo haya visto todo!”.

Debe haber sido tan refrescante empaparse de espuma en un día tan caluroso. Ahora estos divertidos oficiales tendrán que explicar por qué están empapados en su próxima misión.

Es bueno tener oficiales de policía que están haciendo todo lo posible para ser parte de la comunidad. Estos chicos nunca olvidarán el tiempo que pasaron con la policía local.