En japón todas las mujeres hacen cola por uno de estos, tú también querrás uno…

Cada cultura y cada lugar tienen su propia gastronomía, y así como en todas partes existen deliciosos platillos, hay otros que no son del todo apetitosos. Pues como es costumbre, los orientales nos han sorprendido con un alimento que para nosotros podría resultar un poco desagradable.

Existe una criatura muy peculiar llamada “Urechis unicinctus”, mejor conocida como pez pene, muy popular en Japón, China y Corea… supuestamente por su delicioso sabor. Pero en realidad se trata de una lombriz de mar y, como de costumbre, en estos países suelen consumirlo crudo, como sashimi.

Resultado de imagen para Mira por qué todas las mujeres en China mueren por uno de estos. Tú también querrás uno…

Por supuesto lo que más nos llama la atención de este singular manjar es su extraña forma, que semeja -como su nombre lo indica- al miembro reproductor masculino. Su color rosado y su delicada textura lo hacen lucir un poco perturbador.

Resultado de imagen para Mira por qué todas las mujeres en China mueren por uno de estos. Tú también querrás uno…

Quizá hasta parezca inapropiado comerlo en público, pero es un platillo que se ha ganado la admiración de los paladares orientales más exigentes, ya que según algunos consumidores, su sabor es delicioso y su textura muy parecida a la de las almejas.

Es considerado un manjar muy especial e incluso afrodisíaco, como la mayoría de los mariscos, así que las chicas en China lo adoran, pues puede darles muchísimas horas de diversión con su pareja. Y aunque quizás imagines que por su forma pudiera ser utilizado para dar placer a alguna chica, como si se tratara de un consolador, no te equivoques, amigo… eso no funciona así.

Por muy extraño y desagradable que luzca éste sólo sirve como alimento, pero además del sashimi, puede comerse frito, deshidratado, dejarse en vinagre para conserva, o cocido. Es muy nutritivo y también es útil para combatir enfermedades de los riñones.

Pero aun así su textura y su forma no dejan de impresionarnos… ¿Y tú, te atreverías a probar el extraño pez pene?